Alan Moore ataca con todo a los superheroes

Alan Moore le da con todo al cine de superheroes

La conversación sobre las películas de superhéroes permanecerá en las tendencias por un larguísimo rato, de eso no hay duda. Y pues ya saben, hay figuras de la talla de Martin Scorsese, Leonardo DiCaprio y Alejandro González Iñárritu que no empatizan mucho con ese tipo de contenidos. En esa misma bolsa, también podemos poner al mismísimo Alan Moore.

Tal vez resulta un tanto irónico ya que el escritor de cómics es uno de los grandes referentes de -llamémosle así- la industria superheroica en la cultura pop, esto gracias a obras como Watchmen. Por supuesto, dicha historia tiene un desarrollo mucho más oscuro y una temática más ‘adulta’ que las historietas más convencionales… Así que se entiende si el propio Moore no es tan afín a los cómics más edulcorados de Marvel o DC.

Pero más allá del ámbito de las novelas gráficas, el icónico Alan también tiene una opinión no muy agraciada sobre las cintas del género superheroico.

Si tenían la esperanza de que Alan Moore alguna vez lanzaría una nueva historia en viñetas y demás, pues sentimos decirlo que no parece muy probable. Es decir, soñar no cuesta nada, pero el legendario historietista parece que prefiere ser franco sobre sus intenciones respecto al mundo de los cómics.

“Definitivamente he terminado con los cómics… No he escrito uno durante cinco años. Siempre amaré y adoraré el medio de los cómics, pero la industria de los cómics y todo lo relacionado con ella se volvió insoportable, dijo Moore en una reciente entrevista con The Guardian. La última saga que escribió Alan fue Providence que se publicó entre 2015 y 2017.

A Alan Moore lo podemos ver como uno de los escritores que revolucionó la industria de los cómics, sobre todo en el sentido de que le imprimió a estas historias un tono más serio, más adulto y menos ‘heroicamente endulzado’. Por ello, es justo decir que no empatiza del todo con el actual cine de superhéroes que domina la industria…. Y además, tiene una peculiar opinión sobre el público que las consume en todas las edades.

“Cientos de miles de adultos [están] haciendo fila para ver personajes y situaciones que se crearon para entretener a los niños de 12 años“, dijo en la entrevista citada con The Guardian. “Realmente no pensé que los superhéroes fueran cosa de adultos. Creo que esto fue un malentendido nacido de lo que sucedió en la década de 1980, agregó.

Moore explicó que quizá, él tiene un poco de culpa por el hecho de que la gente adulta se obsesione con los superhéroes pues con historias como Watchmen, provocó que el público adulto tenga una expectativa demasiado inclinada hacia la seriedad con cualquier entrega -sea en cine, tv o cómics- de este tipo.

“Hubo algunos títulos que eran más adultos de lo que la gente estaba acostumbrada…. Dije alrededor de 2011 que pensaba que tendría implicaciones serias y preocupantes para el futuro si millones de adultos hacían cola para ver películas de Batman. Porque ese tipo de infantilización, ese impulso hacia tiempos más simples, realidades más simples, muy a menudo puede ser un precursor del fascismo, sentenció Alan Moore en estas declaraciones.