Todo sobre el origen de la peli de Spider-Man

De aquí sale todo lo que tiene que ver con el Spider-Verse

Que si el Spider-Verse, que si los multiversos, que las diferentes versiones del héroe… Esa es la magia de los personajes como Spider-Man, que ya sea en sus historias del cómic o sus adaptaciones para el cine o la televisión, siempre nos entrega una trama que hace crecer su legado, para bien o para mal.

Una de esas tramas que en su momento resultó controversial fue Sins Past (o ‘Pecados del pasado’ en países hispanohablantes), historieta que modificó en grande un par de aspectos esenciales en la vida del arácnido: su relación con Gwen Stacy y el antagonismo de Norman Obsorn/El Duende Verde.

Este arco argumental -que se considera canónico en todo caso- no es el más aclamado por los fans si somos honestos… pero eso no le quita que haya sido llamativo. Ahora que ahondamos en todo lo que podríamos ver en un Spider-Verse a raíz de los eventos del universo cinematográfico de Marvel nos preguntamos, ¿se imaginan que una historia como esta entrara en los planes de Marvel Studios? Sería una locura interesante.

En este punto, todos conocemos la historia amorosa de Peter Parker y Gwen Stacy. La icónica rubia es para muchos el amor más emblemático de Spider-Man, incluso por encima de Mary Jane. Y en que son ‘peras o son manzanas’, ese debate siempre quedará abierto. Sin embargo, si somos justos, Gwen ha tenido varias historias intensas.

Recapitulemos de manera general antes de entrarle de lleno al Sins Past: Gwen y Peter se conocen en la escuela, ambos son estudiantes de ciencias y ella, evidentemente es socialmente más hábil que el joven nerd de Queens. Como sea y a pesar de esa diferencia, el romance entre ellos se desarrolla durante un buen rato.

Y luego viene la catástrofe. El Duende Verde rapta a Gwen Stacy en el que es quizá el enfrentamiento más emblemático que el arácnido ha sostenido con su archienemigo. Ya saben, ese que se dio en el puente de Brooklyn (que realmente en los cómics se ubica como Washington Bridge) donde Norman arroja a Stacy a su suerte, para que luego Spidey intente salvarla con su telaraña. Y bueno, ya saben

Cómo termina la cosa 

A partir de ello, con la incertidumbre de si el Duende había roto el cuello de Gwen o si él mismo se lo rompió cuando intentó frenar la caída con su telaraña, Peter queda marcado de por vida respecto a la noche en que murió su primer gran amor.

Todo ese argumento de la muerte de Gwen Stacy, que para un sector de especialistas de cómics estadounidenses puso fin a la Edad de Plata de la industria para abrir la Edad de Bronce, se dio en 1973. Pero con los años, el contexto evolucionó y su mayor cambio se dio hasta el ya mencionado Sins Past de 2004 escrito por J. Michael Straczynski.

Como dijimos, esta no es una historia que sea del completo agrado de los fans más acérrimos de los cómics por darle un giro ‘telenovelesco’ al vínculo entre Gwen, Peter y Norman… pero de que te deja picado, lo hace. Para pronto, en este arco conocido también como Pecados del pasado, se explica que Norman Osborn/Duende Verde provocó la muerte de Gwen Stacy a raíz de una relación que sostuvieron sin que nadie se diera cuenta.

¿Cómo se dio esa relación? Todo fue gracias a que Norman había ayudado a impedir un intento de secuestro contra Gwen y su padre, el Capitán Stacy, por parte del Kingpin. Luego de ese incidente, ella se acercó a Osborn para agradecerle lo que hizo por su familia y se sintió inevitablemente atraída por el científico. Así comenzó una relación a escondidas entre ellos.

De ese amorío, Gwen quedó embarazada de los gemelos Sarah y Gabriel Stacy, quienes nacieron mientras su madre se encontraba en Europa para alejarse de Norman. La cosa está en que Gwen prohibió a Norman ver a sus hijos ya que, según el argumento, ella planeaba criarlos junto a Peter Parker a sabiendas de lo peligroso que era el mismo Osborn… y eso no le gustó nada a este último.

Norman además veía en ellos la posibilidad de educar a los herederos que siempre quiso y evitar todas las fallas que cometió con Harry (que en el cómic, es conocido como una persona con problemas de adicción). Gwen da a luz a los niños en secreto en Europa y los dejaría en Francia para regresar a Estados Unidos, donde luego de un tiempo moriría en el combate entre el Duende Verde y Spider-Man.

Así que sí: digamos que se modificó la historia de la muerte de Gwen Stacy a manos del Duende como una especie de venganza de este último contra ella por intentar alejarlo de sus hijos. Y mientras las aventuras del arácnido continuaban tras la muerte de Gwen, los hijos de Stacy crecían en Europa aislados.

Los gemelos Stacy crecieron finalmente al cuidado de Norman Osborn (quien no murió realmente en el combate del Puente como se muestran un montón de cómics posteriores) y haciendo de las suyas, les metió en la cabeza que Peter Parker era su verdadero padre y que Spider-Man había sido el responsable de la muerte de su madre. Curiosamente, el villano nunca les dijo que Peter y el héroe eran la misma persona.

Así que luego de unos años, entrenados como hábiles peleadores que tenían en las venas el ADN modificado de Norman, ellos deciden atacar a Peter y a Spider-Man bajo la idea de que el primero los abandonó y el arácnido mató a su madre, respectivamente. Las amenazas para Parker incluyen cartas en las que los gemelos dan a conocer sus intenciones por matar a Mary Jane (pareja de Peter en la actualidad) y a la tía May.

De esta manera y luego de conocer las motivaciones de los gemelos Stacy gracias a una carta, Peter investiga, hace pruebas de ADN y confirma que los hermanos son en realidad hijos de Gwen. ¿Y cómo se da cuenta de que su padre era Norman? Bueno, cuando Peter le cuenta a Mary Jane sobre los gemelos, ella le confiesa que sabía todo sobre Gwen y Osborn, pero esta le hizo prometer que no diría nada.

A partir de la línea del tiempo y los hechos en los que los gemelos atacan a Peter, uno se pregunta: ¿Y cómo demonios estos chicos pueden tener una apariencia adulta si en términos de temporalidad deberían verse más jóvenes? El escritor Straczynski no dejó ese cabo suelto y en la historia, se explica que los gemelos lucen mayores debido a que en sus genes corre la fórmula del Duende, lo que acelera su desarrollo y tiempo de vida. Los envejece más rápido, pues. Por eso último, ellos también están muriendo más rápido.

Para no hacer ese cuento tan largo, Peter concreta un encuentro con ellos en el puente donde murió Gwen y logra convencer a Sarah de que han sido manipulados por Norman. No pasa lo mismo con Gabriel, quien cegado por el enojo hace lo posible por completar su misión y en la batalla, provoca que su hermana reciba una herida de bala que la  hace perder mucha sangre. Ella es llevada por Peter al hospital y ahí, luego de donarle sangre para salvarle la vida, se vuelven aliados.

Gabriel al final sigue las instrucciones que les dejó Osborn (que en el arco de Sins Past se encuentra en la prisión de Rikers) para hallar un laboratorio secreto donde el científico les dejó un mensaje confesando que él era su padre y cuál era su identidad como superhumano, además de nuevos trajes de combate y una fórmula para contrarrestar el envejecimiento.

Y de esta forma, Gabriel se convierte en el Duende Gris. El último combate se desata en el hospital donde esta Sarah con Spider-Man. Sin embargo, en la pelea final, la gemela logra disparar al planeador de su hermano provocando una explosión en la que Gabriel pierde la memoria y termina en un lugar desconocido.

Por su parte, Sarah escapa y no se vuelve a saber nunca más de ella. Gabriel seguiría apareciendo en otros arcos de historia donde incluso se enfrentaba con Harry Osborn y seguía manteniendo deseos de vengarse de Spider-Man, pero poco a poco el personaje fue perdiendo relevancia.

Como mencionamos antes, Sins Past no es la historia favorita de Spider-Man de los fanáticos y para ser justos, es una de las más criticadas. Así que desde la editorial, el escritor Nick Spencer reconfiguró -nuevamente- el origen de Gabriel y Sarah como parte de los últimos cómics que escribió en este 2021 para The Amazing Spider-Man.

A grandes rasgos, en la saga de 2021 que tiene como protagonista al demonio Kindred (y que no se las spoilearemos tanto), se revela que los gemelos Stacy nunca fueron hijos de Norman. De hecho, se detalla que ni siquiera hubo una relación entre Gwen y Osborn. Se trataba de una ilusión.

Todo se habría tratado de una mentira orquestada por Harry, Mysterio y otros villanos, quienes habían hecho clones del propio Harry y Gwen con el fin de atormentar a Norman eventualmente, mientras que Mysterio reconfiguraba los recuerdos del Duende Verde original para que creyera que alguna vez tuvo un amorío con Gwen.

Y eso es solo una pequeñísima parte de la saga de Kindred, donde como dato anecdótico se revela que Norman es un científico exitoso gracias a que vendió el alma de su hijo Harry al demonio Mephisto cuando era un bebé. Un verdadera locura lo que Marvel Cómics hizo con todos estos arcos argumentales y tramas.