Rage Agains the Machine y Noam Chomsky

Zack de Rage Against the Machine entrevista a Noam Cohmsky

En 2001 Rage Against the Machine publicó el VHS que registra el concierto realizado en Ciudad de México en 1991. Lo que fue parte de su gira promocional del álbum The Battle of Los Angeles, incluye también material adicional como imágenes del backstage y una breve entrevista entre la voz de la banda y el renombrado autor de ¿Quién domina el mundo? Un análisis que -a 20 años- no deja de ser contingente.

“Noam Chomsky es uno de los autores más citados hoy en día. Sus libros me han ayudado a comprender la naturaleza de la Globalización y sus efectos en las personas y la sociedades alrededor del mundo. Conversé con él en el MIT donde es profesor de lingüística”, introduce de la Rocha en el video publicado en The Battle of Mexico City.

La conversación entre de la Rocha y Chomsky comienza específicamente hablando del TLCAN y la relación económica entre Estados Unidos y México. “En mi opinión, uno de los mayores mitos respecto a TLCAN es que traerá prosperidad a todos”, dijo el cantante en relación al tratado. “¿Cuáles son los términos y consecuencias reales del TLCAN?”, preguntó.

“De hecho no tenemos que discutir mucho respecto a las consecuencias porque ahora se considera a modo general que las grandes cosas que ocurrirían estaban detallas y que realmente no esperaban algo diferente”, respondió Chomsky. “Esto no es incluirlos [a los mexicanos], es encerrarlos en las reformas, o en lo que ellos llaman ‘reformas’. Son ajustes a lo que se impuso a México a comienzos de los 80. Es abrir más esos términos. Básicamente abrirse más a la explotación extranjera y el desarrollo independiente. Es una suerte de trampa, porque si México cambia de gobierno, no podrá salir de allí fácilmente, en cambio si EEUU se quiere ir, es mucho más fácil, simplemente se van”, explicó el politólogo.

“Incluso si la población de México tuviera algo que decir al respecto, no tienen mucho que hacer, porque la trampa es la retirarse de ese acuerdo. (…) Para las industrias es beneficioso, pero para las personas es extremadamente dañino”, agregó.

“¿Cómo se explica el resurgimiento de los zapatistas en el marco de la firma de TLCAN?”, consultó Zack de la Rocha refiriéndose al Ejército Zapatista de Liberación Nacional, movimiento guerrillero contrario al neliberalismo.

“El TLCAN es una señal de una nueva conquista. Lo que quedaba de ellos [de los mexicanos], se los estaban quitando. Les quitan sus recursos, sus tierras y sus esperanzas, mientras les ofrecían tierras a algunas personas solo con el fin de producir. Su sistema es muy sensible y TLCAN claramente iba a destruir eso”, explicó Noam Chomsky, en ese entonces, de 73 años.

Entre noviembre y diciembre de 1999 una ola de protestas se desarrollaron en Seattle, ciudad que sería sede de la Cumbre de la Organización Mundial del Comercio. Las consecuencias del TLCAN -como el aumento del desempleo a causa de la competitividad y la precarización de las condiciones de trabajo en los países del primer mundo- desataron el descontento en las calles.

“Viendo la respuesta al proceso de globalización y las protestas en Seattle, ¿Cuál sería una forma simple de describir o explicar la Globalización y el rol de la Organización Mundial del Comercio, del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial y su rol en el proceso?”, preguntó la voz de RATM.

“La Globalización no es una palabra mágica para que el mundo se vuelva integral. Es una forma diseñada particularmente para los intereses de los inversionistas y propietarios. Y si miras a las reglas de la Organización Mundial de Comercio, no es un sistema de Libre comercio, es una mezcla. Algunos son liberales, otros son proteccionistas, y está cuidadosamente diseñado en favor de los que la crearon -gran sorpresa!-”, exclamó Chomsky con tono irónico.

“Así que son intereses corporativos. Crea un set de interacciones que resulta ser beneficioso para un sector particular de la población: grandes corporaciones, bancos, firmas de inversión, y así. No se intenta dañar a la población intencionalmente, es un efecto secundario. (…) Es lo que se ha visto en Seattle en las protestas, la gente está respondiendo a esto es un movimiento internacional creciente contra un tipo particular de integración global, diseñado no para el beneficio de las personas”, contextualizó.

“Una de las cosas sobre las que ha escrito en el pasado es el concepto de ‘rollback’ -retroceso- y la forma en que grandes corporaciones llegan a países para obtener grandes ganancias. Eso juega en contra de los movimientos masivos de los últimos siglos”, dijo la voz de “Sleep now in the fire”.

“Todo es parte del mismo sistema. Algunas personas -no los ricos, ellos no tienen que pagar esos costos, ellos se benefician-, pero los que se someten a estar reglas pagan el costo del agua, las escuelas, la salud, lo que sea. El sistema hace que el único valor del humano sea ser parte del mercado. Si no tienes suficiente dinero para pagar el agua o mantener a tus hijos, no vales. En una sociedad civilizada, la gente espera que tengas cosas como agua, sistema de salud, un trabajo, formas de vivir la vida, porque la base es la riqueza”, sentenció.

Respecto a la educación, también tuvo palabras: “Si puedes pagar los costos de la educación, solo algunos puede acceder a buenas escuelas. Por supuesto que los ricos seguirán siendo ricos porque es un sistema que los subsidia. Esa es otra parte del sistema. La segregación en el sistema educativo es muy real. En distintos lugares, a escalas diferentes, la lógica detrás es la misma. Las universidades, idealmente en sociedades sanas, deberían ser súper instituciones, deberían ser desafiantes, preguntando qué es lo correcto, ampliando los límites del conocimiento. Los desafíos vienen de los alumnos y es muy importante reducir esa brecha”, concluyó antes de despedirse del músico.

11 minutos de conversación entre Zack de la Rocha y Noam Chomsky que puedes ver a continuación. (En inglés, sin subtítulos).