FC MIdtjylland el equipo matemático

El nuevo equipo de la Champions no basa su suerte en la fe

El FC Midtjylland de Dinamarca se presentó en la Champions League con una contundente derrota 4-0 frente el Atalanta de Italia. La lógica indicaba un triunfo para el equipo que ha firmado un par de temporadas memorables en la Serie A, sin embargo, el club danés se ha llevado una buena dosis estadística para analizar y planear el futuro.

Y es que el Midtjylland es un club que se mueve con base a las probabilidades, porcentajes y cualquier número que arrojen las estadísticas, las cuales no sólo lo han impulsado a ser uno de los equipos más competitivos e su país, sino en uno de los más estables económicamente hablando.

Los números al servicio del Midtjylland

El club tal y como se conoce ahora fue fundado en 1999, tras la fusión de los equipos Herning Fredman (1918) y Ikast (1935). Ocuparon la plaza de éste último para jugar en la Segunda División y ascendieron al año siguiente.

En su corta historia cuenta con tres títulos de liga y uno de copa, los cuales llegaron tras el arribo de Matthew Benham como dueño. Benham es también dueño del Brentford, uno de los equipos estuvo cerca del ascenso a la Premier League de Inglaterra junto al Leeds de Marcelo Bielsa.

Tanto en el equipo británico como en el danés, Benham ha instaurado un método de fichajes y de juego basado en las estadísticas a las cuales se hizo “adicto” como apostador.

El club danés instauró desde 2014 una especie de fórmula para realizar fichajes, para los cuales parte de estimaciones. Por ejemplo, el club se pone como un objetivo un total de goles, y dependiendo de esta cifra se buscan jugadores que ayuden a garantizar el objetivo.

Para ello se toma en cuenta el porcentaje de efectividad en jugadas de gol, entre ellos los tiros libres acertados, pases efectivos en tres cuartos de cancha, distancia de los disparos, entre otros campos.

De esta manera, el equipo no sólo obtuvo el título en la temporada 2014-15, sino que se ha mantenido entre los clubes más competitivos de Dinamarca y por lo tanto sus ingresos económicos han crecido. Algunos críticos consideraron que el método tenía más dosis de suerte que de ciencia.

Sin embargo, al final de aquella temporada el Midtjylland consiguió 64 goles, de los cuales 23 fueron en jugadas a balón parado, en los cuales se hizo más evidente la eficacia del método: nueve goles de tiros libres indirectos, ocho desde el tiro de esquina, cuatro de tiros libres directos y tres de penal.

No sólo se trata de trabajar en los entrenamientos en las jugadas a balón parado, sino de contar con los jugadores adecuados para lanzar el balón al área desde una zona en la que hay más probabilidades para encontrar un rematador y contar con los jugadores ideales para rematar los balones aéreos y los rebotes.

Si bien contra Atalanta se hizo más evidente la superioridad en la calidad de juego, que a nadie le sorprenda si para el juego de vuelta el Midtjylland da una campanada.