La NASA logra desviar un asteroide

La NASA cada vez más cerca de Armaggedon.

El 26 de noviembre del año pasado la nave de la misión DART se estrelló con éxito en contra del asteroide Dimorphos, que a su vez orbita un asteroide más grande llamado Didymos.

Este 11 de octubre la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de Estados Unidos confirmaron que DART sí alteró la órbita del asteroide. 

Entonces, de manera oficial, esta es la primera vez que la humanidad logra cambiar el desplazamiento de una órbita celeste y, explica la NASA, es la primera demostración a gran escala de la tecnología de desviación de asteroides, lo que suena además de distopico, sumamente curioso.

La NASA explica que antes de que DART chocara con el asteroide, Dimorphos tardaba un total de 11 horas y 55 minutos en orbitar a su asteroide anfitrión Didymos. 

Desde el choque, los astrónomos usaron telescopios terrestres para pedir en cuánto tiempo cambió la órbita. Resulta que ahora Dimorphos tarda 11 horas y 23 minutos, una reducción de 32 minutos.

Antes de que la misión alcanzara su objetivo los científicos esperaban un cambio de 73 segundos o más. Estos datos muestran que DART superó por mucho ese punto de referencia.

Pero esto todavía no termina. Conforme los datos vayan llegando y se vayan analizando los astrónomos podrán evaluar si una misión como DART podría ser usada en el futuro para proteger a la Tierra de una colisión con un asteroide. 

Entre los análisis que aún quedan pendientes son los de eyección de las muchas toneladas de roca que fueron desplazadas del asteroide y lanzadas al espacio tras el impacto. 

Para poder sabe eso se necesita conocer las propiedades físicas del asteroide, que son las características de su superficie y lo fuerte o débil, lo que se sabrá conforme avanza la investigación.