Meta la promesa por cumplir de Mark Zuckerberg

A un año de su aparición, Meta todavía no cumple expectativas

En algunas semanas se va a cumplir un año de aquel anuncio estrepitoso de Facebook. La empresa de Mark Zuckerberg cambiaba de nombre. Ahora sería Meta. Y en vez de enfocar sus esfuerzos en un sólo producto, la idea es que sería una compañía del metaverso. Por supuesto, todo esto en medio de años en los que la reputación de la red social andaba por lo suelos; particularmente, tras los escándalos de Cambridge Analytica y campañas de desinformación desde Rusia.

La presentación del metaverso en términos de Zuckerberg se anunciaba como heraldo de tiempos futuros. El internet, se apostó, transitaría hacia un mundo de entornos virtuales en los que se pueda interactuar a través de avatares digitales. Algo similar a lo que sucede en comunidades de videojuegos, pero yendo un poco más allá; es decir, a tal grado que las vidas de las personas—desde lo laboral hasta sus momentos de ocio—puedan vivirse completamente en esos paisajes de modelado en 3D.

Para que esto se concrete, se necesitarán avances enormes en hardware de realidad virtual (VR), realidad aumentada (AR) y realidad extendida (XR). Incluso, en poder de procesamiento al alcance de cualquier persona. Y, sin duda, una transición generalizada de usuarios hacia ese metaverso que, a veces dicen, está a la vuelta de la esquina.

Pero el metaverso no es uno. Existen diversas plataformas de este tipo y cada una cuenta con sus propias lógicas y dinámicas. Decentraland, Axie Infinity, Sandbox y Honnverse son las más populares; no obstante lo anterior, todos los días aparecen nuevos juegos con el potencial de captar la atención del ecosistema virtual para jalar usuarios y seguidores. La apuesta de algunas empresas—como Meta o incluso Microsoft—es por tratar de liderar los esfuerzos hacia una transición de Web3 general y obtener cierto espacio privilegiado en ese internet del futuro que se irá construyendo.

Ahora bien, a casi un año del anuncio de Meta, ¿cómo se van concretando sus esfuerzos? De acuerdo a una serie de filtraciones presentadas por el WSJ, no muy bien. Según la información revelada, en sólo 9% de los mundos construidos en su plataforma para el metaverso estrella, Horizon Worlds, llega a haber más de 50 visitantes. Por cierto, los números son en cuanto a historial completo, no por uso simultáneo. 

Igualmente, los objetivos de Meta han requerido de ajustes demasiado grandes en menos de un año de operación. En febrero pasado contaba con una base de usuarios de 300,000 personas. Sin embargo, de acuerdo a los documentos revelados, actualmente tienen menos de 200,000 usuarios mensuales. Y aunque originalmente su meta—ba dum tsss—para 2022 era de 500,000 mensuales se ha ajustado para quedar en 280,000. Además, la gran mayoría de sus usuarios parece que no pasa del mes en la plataforma. Vaya, parece que hasta a los colaboradores de la empresa no les gusta el metaverso por el que ellos mismos propugnan. 

Apenas el mes pasado, Meta le tuvo que poner una cuarentena de calidad a su producto insignia. Parece que su metaverso tiene demasiados bugs y tiene fallas considerables en términos de comodidad de los usuarios. El headset de VR de la empresa, Quest 2, subió sus precios en 100 dólares de golpe. Todo lo anterior sin mencionar que en febrero de 2022, esta compañía firmó el peor día de su historia en el mercado bursátil, perdiendo 26% de su valor en menos de 24 horas. 

Pero en medio de todo esto, Mark Zuckerberg parece estar tranquilo. En una entrevista muy larga con The Verge, precisamente a propósito del aniversario del anuncio de Meta, explicó que para él ha sido todo mucho más veloz de lo que imaginaba. Que su apuesta era por el largo plazo y que probablemente el concepto de “metaverso” tardaría cinco años, o más, en cuajar en un público más amplio.

El problema de eso es que hay casi 15,000 millones de dólares invertidos en el metaverso de Meta. Lana que es de inversionistas y que actualmente se maneja casi que enteramente a la disposición de Zuckerberg. En momentos en los que los ingresos de la empresa no son del todo estables, por la reconfiguración de su sistema de publicidad. La apuesta por el futuro con Horizon Worlds, va a requerir de mucho sudor y lágrimas para que llegue a buen puerto… si no termina por despegar en el presente. Y eso que apenas va en su primer año.