TIME se pregunta si vale la pena seguir con Facebook

TIME se lanza contra Facebook

En medio de señalamientos que cuestionan la ética de negocios de Facebook (sin contar con la gran caída del sistema reportada hace unos días), la revista TIME pone sobre la mesa la posibilidad de bajarle el switch a la red social… o, mínimo, regularla con estándares más estrictos.

Facebook no se arreglará solo. Todos los incentivos dirigen a la empresa a mantenerse en su rumbo actual”, señala Roger McNamee, exasesor de Mark Zuckerberg y uno de los primeros inversionistas en Facebook… y quien escribe el artículo principal del más reciente número de TIME“Facebook Will Not FIx Itself”.

Ahora nos encontramos en un punto en el que una mayor inacción del Congreso probablemente resultará en catástrofes continuas de las que es posible que no nos recuperemos durante una generación o más”, advierte el también autor del libro Despertar con la catástrofe de Facebook (evidente que la trae contra Zuckerberg y su red social).

El artículo de McNamee en TIME va acompañado de una nada velada propuesta de eliminar Facebook… al menos en su forma de operar actualmente. Esto en medio de las revelaciones que Frances Haugen, exempleada de la red social, ha hecho en medios y en el Senado de los Estados Unidos.

Haugen filtró una serie de documentos internos conocidos como”Archivos de Facebook”. Con ellos se ha cuestionado la ética de los negocios de la empresa al priorizar sus ganancias sobre la salud mental de los consumidores (cof, como cualquier otra empresa, cof… aunque en una escala cabr%&/na).

“Facebook está peleando consigo misma, está escondiendo información. No podemos solucionar problemas solos, sino juntos”, comentó Haugen al periodista Scott Pelley, en referencia a la dinámica de las redes.

Sobre eso mismo habla McNamee al señalar que, como asesor de Zuckerberg, le recomendó adoptar una tecnología basada en “humanos” y no en algoritmos que pueden derivar en algoritmos peligrosos y adictivos.

Para McNamee, las revelaciones de Frances Haugen confirman que los daños del modelo de negocio de Facebook no son un accidente, sino resultado de un diseño peligroso y que, por lo mismo, urge crear una reforma tecnológica que lleven a pensar más en los daños que en los “beneficios”.

Está claro que los legisladores y los medios de comunicación han subestimado constantemente la amenaza que representa Facebook, comprando las optimistas afirmaciones de la compañía sobre el poder de conectar el mundo y otorgando el beneficio de la duda donde no se merecía ninguna”.

Sobre los señalamientos que en los últimos días se han echado sobre Facebook, la misma plataforma se ha posicionado al asegurar que trabaja para crear un espacio “seguro y positivo”.