Trump se le va a la yugular a Twitter

Trump amenaza a Twitter

Luego de que Twitter etiquetase un par de mensajes de Donald Trump como potencialmente mentiroso, redirigiendo con fact-checking a otras fuentes de información sobre el proceso de votos por correo en Estados Unidos, el presidente estadounidense arremetió contra las redes sociales.

“Los republicanos sienten que las plataformas de redes sociales silencian completamente a las voces conservadoras. Vamos a regularlas fuertemente, o las vamos a cerrar, antes que permitir que algo así suceda”, escribió Trumo a través de Twitter, aunque sin mencionar la compañía co-fundada por Jack Dorsey.

Al mismo tiempo, llamando a que las redes sociales “limpien sus acciones”, volvió a repetir sus palabras sobre la votación por correo, asegurando que “quien sea que haga más trampas ganaría”.

Las quejas de Trump contra las redes sociales y compañías tecnológicas no son nuevas, ya que previamente había cuestionado a Facebook y otras plataformas por las medidas tomadas contra grupos y personalidades de la derecha alternativa (alt-right). Pero en esta ocasión su reacción ha sido más virulenta, pues fue objeto de una acción personalizada en su medio de comunicación favorito: Twitter.

Este martes, tras la decisión de la red social, Trump ya los había acusado de entrometerse en la campaña presidencial, acusándolos de actuar en contra de su libertad de expresión. “Twitter reprime por completo la libertad de expresión y yo, como presidente, no lo voy a permitir”, planteó.

Con todo lo anterior en cuenta, y considerando que Trump escribe tweets constantemente, los mensajes sobre la medida en su contra se multiplican.

Por ejemplo, el más reciente a la fecha indica que: “Twitter ahora ha demostrado que todo lo que se ha dicho sobrre ellos (y sus otros compatriotas) es correcto. ¡Una gran acción se aproxima!”, estipuló.

Y claro, su acción actualmente es disparar mensajes contra Twitter, utilizando la misma red social. Aunque parezca trivial, no es un tema menor, la Casa Blanca ya prepara una orden ejecutiva en contra de, al menos, los dos grandes de las redes sociales: Facebook y Twitter, ya veremos en qué acaba esta novela.