Todavía no hay nada claro entre la FIFA y EA

La saga FIFA es una de las más reconocidas del mundo de los videojuegos de deportes, por lo que naturalmente varios fanáticos se preguntaron qué estaban pensando EA cuando la compañía reveló que estaba considerando un cambio de nombre para esa franquicia.

Pero aunque EA todavía no anuncia ningún cambio de nombre oficial, un nuevo reporte habría destapado las razones de este potencial movimiento por parte de los desarrolladores.

De acuerdo a The New York Times, la organización de fútbol FIFA y Electronic Arts, a través de su división EA Sports, todavía no consiguen sellar un nuevo acuerdo para que la saga de videojuegos FIFA continúe utilizando el nombre de aquella entidad.

Si bien este acuerdo ha sido provechoso para la FIFA y actualmente le reportaría unos $150 millones de dólares al año, la organización querría buscaría conseguir más del doble de lo que recibe actualmente de EA Sports.

Concretamente, según “según personas con conocimiento de las conversaciones” citadas por The New York Times, la FIFA pretendería que EA le pague mil millones de dólares por cada ciclo de cuatro años para mantener la licencia de uso de su nombre en los videojuegos desarrollados por la compañía.

Pero eso no parecería rentable para EA y en estos minutos la compañía consideraría menos perjudicial cambiar el nombre de uno de sus títulos más populares que pagar aquella suma de dinero. Después de todo, un potencial distanciamiento de la FIFA no implicaría el fin de su propuesta de videojuegos de fútbol, ya que mientras aquella organización le permite usar su nombre y el Mundial, EA tiene acuerdos propios con la UEFA y otras entidades del mundo del fútbol por lo que podría continuar incluyendo a equipos reconocidos y jugadores famosos.

Además, The New York Times dice que la disputa entre EA y la FIFA no solo abarcaría a las diferencias de dinero mencionadas anteriormente, sino que también tendría que ver con una eventual expansión de la franquicia.

“La FIFA preferiría limitar la exclusividad de EA a los parámetros estrechos en torno al uso en un juego de fútbol, muy probablemente en un esfuerzo por buscar nuevas fuentes de ingresos por los derechos que conservaría”, dice el reporte. “EA Sports, mientras tanto, sostiene que la compañía debería poder explorar otras empresas dentro de su ecosistema de videojuegos de la FIFA, incluidos los aspectos más destacados de juegos reales, torneos de videojuegos de arena y productos digitales como NFT”.

En ese sentido, aunque aún no hay nada sellado, esta información y la reciente patente reservada por EA parecen apuntar a que un cambio de nombre para el videojuego FIFA sería inminente.